jueves, 21 de febrero de 2008

hierro

No hay tiempo para pensar, perdido en esta isla en que el aburrimiento llego antes que la civilizacion: el hombre blanco olvido traer consigo la originalidad, y aqui me encuentro, como uno de ellos, resignado a padecer la rutina y las malas costumbres de una sociedad acostumbrada a naufragar con los ojos vendados. no hay tiempo para pensar ni extraniar a la familia: los dias son bloques de hierro que se empujan unos a otros.-

4 comentarios:

MSR dijo...

Qué triste eso que escribís

Anónimo dijo...

Es parte de la posmodernidad que nos toca vicir,creo. Hay poco "tiempo" para reconocerse como protagosnista del propio proceso (debe haberlo), es cuestión de estar ajenos a nosotros mismos, reproducir, y cumplir siempre de manera incompleta (porque el juego es el de la insatisfacción, para garantizar el consumo), con los mandatos del poder.
Y hay realidades mas duras en ese mismo sistema, en la que algunos siquiera pertenecen y entonces el deseo se vuelve resentimiento y violencia o resignación (que acaso sea una forma de violentar las propias capacidades de lucha).
La única llave que encontré a este existente, es tomar conciencia, comprometerse a compartir este descubrimiento para multiplicar. Porque por suerte no todo esta perdido. Y en principio, nos queda la esperanza.

Diego dijo...

Saludos, gordo, merquero, grasa, panza de figasa.

humanoide dijo...

hace falta escuchar con más atención las letras de la polla records...