jueves, 19 de junio de 2008

león


Con la sangre del león entre los dientes,
el oro que baña la cabeza,
resentimiento nunca tan afilado,
vicios sobreexpuestos,
acidez que desentona en las fiestas del barrio,
gestos para incomodar a los hombres,
ojos de bestia celosa,
disparos en los riñones,
los arboles cantan para mí
y aunque te cueste,
aunque me odies y a mí eso me divierta,
no espero que te alegre
que debas tener cuidado
porque como nunca,
-como jamás me viste-
estoy de vuelta.-

1 comentario:

Andy dijo...

borraste al microtoy