viernes, 27 de junio de 2008

prójimo


En el colegio me enseñaron de lo inconveniente de desear a la mujer de tu prójimo, pero no recuerdo que hayan mencionado lo divertido de hacerlo, pienso cada vez que tus apuntes de Derecho Penal y vos se acercan a mí, con inocencia de conejo de peluche, y tu perfume Davidoff. Hasta cuándo vas a venir así, con la amenaza y sólo eso, la amenaza, la promesa y la ilusión de lo que haríamos si...hasta cuando novios por mensaje de texto, amigos para no ser amantes, y ahora entiendo por qué algunos hombres se suicidan, porque hay mujeres como vos, que lo vuelven loco a uno hasta hacerlo homosexual o incapaz de hecho, demente, pródigo, y todas esas cosas que ya conocés. Así que ahora que lo menciono, ahora que me escuchaste, si algo me pasa sos la única responsable, y espero que vengas a mi velorio, vení con tu novio si querés, todo bien, y con el pelotudo del amigo de tu novio que me quiso pegar la otra noche, vení que mamá seguro les sirve café a todos, aunque no vas a decirle ni quién sos ni la verdad del asunto, pero estoy seguro que si te presentás ante papá y le contás de lo que hablábamos entre clase y clase, entre fiesta y fiesta, entre abrazo y abrazo, él sabrá comprender mi desgracia.-

9 comentarios:

Anónimo dijo...

mira vos, que interesante.

Nadie Nunca Nada dijo...

vos decís?

Anónimo dijo...

mmm, anda derecho penal.

Nadie Nunca Nada dijo...

sí, está buena...
la cursaste?

Yo, mi otro yo, mi super yo, mi ello, mi ideal del yo, mi yo ideal, mi simbólico, mi imaginario y mi real. dijo...

No te mates, es más barato abrazar a tu vieja de día y por las noches coger con putas (llamativo eso del estilo de 'mi viejo entendería mi desgracia al conocerla').
Ojalá puedas llorar mucho para después abrazar otra historia más fácil; lo que sí, no dejes de escribir mini-historias tan atrapantes.
Te mando un beso.

Vera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nadie Nunca Nada dijo...

uau...
Vera, llegué a leer el comentario que pusiste en este post...
me gustó mucho de verdad!
mucho mucho, fue muy gráfico, de verdad, mandame un mail que te quiero comentar un par de cosas. No te asustes.-

Vera dijo...

Su novia era para mi como un vidrio.¿Viste como esos vidrios que pasan en la películas, cuando hay uno en la cárcel y lo van a visitar los familiares? Bueno, yo lo tenía a él atrás de un vidrio con agujeritos: lo podía escuchar, me escuchaba, le podía hablar, me hablaba, lo veía, me veía, pero no lo podía tocar, no lo podía abrazar, no lo podía oler, no lo podía besar. Ella (y mi ética) me lo impedían en un principio. Pero el se acercó solo y yo perdí la ética que me quedaba. Ahora que le mete los cuernos conmigo, su novia es para mí como un cinturón. Lo agarra de la cintura y lo tira un poco hacia atrás. No lo deja venir del todo conmigo.
Los triángulos (de a tres), pueden durar un día, meses o años, pero finalmente la persona en el centro debe terminar con una de las dos relaciones tarde o temprano.
Si te animás, rompé el vidrio. Puede que se desabroche el cinturón te conozca.

Un beso grande!

Vera

Anónimo dijo...

mmmmm... historia real, no?