lunes, 20 de septiembre de 2010

verga

A la actriz porno le falta un diente: el detalle -el hueco negro en la boca prolija en donde irrumpe con ritmo constante una descomunal verga brillante y lampiña- se torna evidente sobre todo en los primerísimos primeros planos de unos labios muy activos, encendidos de un placer nunca tan falso. En lugar de tomarse la cocaína que muy gentilmente compró el set de producción para los actores, el director debería poner el ojo en esas pequeñas pinceladas que arruinan el cuadro de filmación. Nadie pretende un intachable legajo de endodoncia, un currículum sin rodilleras, el acta de vacunación al día y el documento nacional de identidad actualizado, pero que a la actriz le falte un diente -y se note-, no pasa desapercibido y hasta podría entenderse como una tomada de pelo al espectador atento, atónito y tonificado. Una actriz porno sin un diente no es más que un presidiario sin tatuajes. Qué hace el director mientras esa triste felación mal parida se da justo frente a él; en qué delirio toxicológico está, con qué flipa para no ver ese túnel entre la fila de dientes blancos. Cómo no se pregunta quién permitió que eso sucediera, cómo nadie le dice que hay una ventana imprevista en una dentadura desalineada, cómo nadie se cuestiona qué pasó con ese diente: quizá el último invitado a una fiesta sin fiesta.-
.
.
(imagen extraída de aquí)

2 comentarios:

mareano dijo...

va a llegar un día, en que la fellatio televisada tenga el mismo efecto que una masacre televisada. NINGUNO.

Ese día, quizás, algunas cosas vayan a cambiar...

saludos
mariano

pd: buen texto

xeas dijo...

No estoy de acuerdo! Me quejaría si la actriz en cuestión saliese toda la película vestida, pero un diente!!?!? en una porno!??!?! Está bieeee´ seño´!!! está bie´!!!!
Saludos, muy buena la radio.