viernes, 14 de agosto de 2009

apellido

El problema es que llegaste diez años antes, ¡Diez años antes, querida! Es mucho tiempo, y no tengo dudas de que vos no vas a esperarme una década de jolgorio y noviazgos y rupturas y progresos y paranoia y fármacos, ni es justo que porque vos hayas llegado diez años antes -diez años...es una impuntualidad severa- debas sacar numerito, formar fila y aguardar a ser llamada por el apellido. Diez años...¿Sabés cuánto tiempo es eso? Algo así como la mitad de mi vida, un nene de tercer grado, lo que dura un perro en un monoambiente alquilado. ¿Qué vas a hacer en estos diez años en que -ya- tengo planeado hacer algo más que jugar PlayStation con tus hermanos y descorchar malbec con tu papá? Serán diez años de ausencia, y estoy seguro que después de diez años, vas a encontrar a otro lindo muchacho que te prometa nuevas cosas en un lapso menor, lo que se dice a corto plazo, ¿viste? Porque diez años...Dios, podrían haber sido cinco, a lo sumo seis, siete, pero diez...¿Por qué tuviste que llegar tan temprano?, tan antes, tan en la previa, y son diez años, no es poca cosa, yo no puedo quedarme sin ese puñado de navidades en pedo, quiero estar cuando mis amigos conviden los souvenirs recién traídos de Amsterdam, y vos que me pedís vacaciones en Mar de las Pampas, y las querés ahora, ya ya ya mismo, y yo que sólo tengo la certeza de que nadie aguarda diez años, al menos, no a mí.-
.
.
(imagen de nnn.-)

7 comentarios:

Marina dijo...

acabo de descubrir algo que venía sintiendo con tus textos y no me terminaba de dar cuenta qué era: tenés la capacidad de simplificar, como de alejar la realidad y ponerla en perspectiva. eso maravilloso que tiene la literatura y estas cuestiones. en fin. dicho esto y ahora sí en cuanto al texto, me pregunto: ¿por qué no podés emborracharte y drogarte con ella? ¿no serás vos el que ubica a la mujer/ pareja en Mar de las Pampas? no sé, digo, pensalo. a mí más de una vez me han tenido que sacar del pasto, viste, hasta una vez del techo de un auto, mientras quería zapatar el vidrio al grito de "soy la mujer de la lunaaaa", y no por eso me han dejado de querer!

JBL dijo...

Tal vez si ella te espera cinco años y vos te adelantás el mismo tiempo lleguen a un punto de encuentro en el que la balanza quede en 0.
Saludos!

Haiku dijo...

NNN,tengo 33, cuántos debería esperarte decís?. voy a envejecer.
Me conformo con lo de la hermana mayor.

Soy peregrinaperla dijo...

yo no puedo esperar a nadie. Que alguien (o nadie) espere por mí. Si quiere, claro.

la coordinación dijo...

hasta cuándo es prudente esperar?
cuándo pasa a ser la espera de godot, la espera trágica? cuándo te das cuenta que ya esperaste demasiado? y por qué estas tan seguro que en 10 años sí podrías hacer lo que ahora te pesa?

Anónimo dijo...

Juanito, dejate de hinchar, querés que la pobre chica te espere 10 años? Esos son excusas, si es para vos no la dejás escapar, esperar... esa sí es fácil. Besotes, siempre te leo aunque ya no te veo todos los días querido. Cuidate.

Paloma dijo...

El futuro llego, hace rato!