lunes, 14 de diciembre de 2009

cuarteto

Algo me dice que deberías haberte quedado con Él, y ese algo suele ser la empleada doméstica, las amigas de tu hermana más chica y los mails del pelotudo al que llamás amigo, y al que en este humilde manifiesto de guerra, propongo en llamar Él. Él, que con sus remeritas sin mangas te acaricia el pelo, te invita un ferné, te saca a bailar cuarteto -y el reverendo hijo de puta lo hace muy bien-. A Él, si lo llego a ver cerca de la amenaza doble que son tus caderas, a Él le voy a dejar la cara como a Ricardo Fort pero sin implantes. Él, que usa vincha y el pelo mojado para salir de noche, intolerable simpatía para conmigo -detesto caerle bien a las pocas gentes que quiero golpear con un matafuego en el tabique-, Él sí que no sabe con qué calibre de barón se ha metido. Te lo digo para que le avises, avisale vos a Él, que yo con Él no tengo diálogo, pero Él tendrá una razón más para hablarle a su traumatólogo de confianza una vez que yo lo agarre y le ponga en paralelo los ligamentos cruzados. Y vos... Qué puedo decir de vos, que te quedaste conmigo pudiendo haberte quedado con Él, a vos -tarambana, zonza, mentecata-, que pudiste haberme dejado a mí tranquilo, manoseado por las mujeres de siempre, sin problemas de celos ni complicaciones emocionales. A vos te digo, querida, no hay mayor muestra de cariño que haberme quedado con vos, tolerando a tu amigo y aún sabiendo a la perfección que vos bien pudiste haberte quedado -sin mayores oposiciones- con Él.-
.
.
(imagen extraída de aquí)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Él.
Ay nene.



Eso estuvo encantadoramente evidente.

Mariana dijo...

Yo, tú, él, nosotros , vosotros, ellos...y ellas. Que tema! el de él. buen relato

. juana, dijo...

A vos te digo, querida, no hay mayor muestra de cariño que haberme quedado con vos, tolerando a tu amigo y aún sabiendo a la perfección que vos bien pudiste haberte quedado -sin mayores oposiciones- con Él.-


un final en el que termine tambien.

Anónimo dijo...

Yo diriía que la amenaza doble son tus escritos.

Gracias
H.