sábado, 22 de diciembre de 2007

Lo malo de las fiestas(parte I)

Las fiestas, bien se sabe, son armas de doble filo: por un lado, lo simpático de recibir un regalo; por el otro, la pantomima de aparentar. Claro que cuando a uno le dan justo eso que quería, no es difícil mostrarse contento, agradecer, pero en caso de que uno quisiera la PlayStation 2, y en lugar de esto te obsequian el set de pañuelos con la cara del ganador de Cantando por un sueño, Tití Fernandez, es muy difícil pilotear la situación. Sonrisa de enfermero, paciencia de arqueólogo, lágrimas de zarigüeya y nariz de payaso: pobre la abuela, pensó que a vos te gustaba "Cantando...", y a tu hermano le regaló un juego de calzoncillos de Dragon Ball Z, al menos son calzoncillos, y de Dragon Ball Z...

3 comentarios:

Agus dijo...

igual, no hay nada que le gane a las típicas medias o a la colonia barata que siempre pero siempre te va a regalar la misma persona, incluso, el mismo producto que años anteriores..

y no falta el rata que regala algo suyo que no le gustó..

un beso

Anónimo dijo...

En serio nene, que ahora que viajás, te hace falta el calzonillito.....pero, bueno, la nona te lo compra!!!!!!

La Abu Martita

Alejandro the wyvern dijo...

odio los regalos justo el 30 del corriente es mi cumple, para mi un electrodomestico siempre es un buen regalo y el pior seria las medias o ropa interior para un hombre pero regalarle ropa interior a una chica es lo mas, yo le regale ropa interior a la novia de un amigo jaja fue genial