jueves, 1 de octubre de 2009

progre

Yo sí tengo algo que decir. En principio, me da vergüenza -de la propia, nada de ajena, yo me hago cargo- la pantomima que hacés en cada reunión, tratando de exponer ideas estúpidas como si fueran geniales, discutiendo cuestiones que a nadie interesan, pero con solemnidad de lo urgente y necesario. Te jactás de la soberbia que hoy tenés, rodeado de seguidores y pelotudos que te arengan por donde vayas, escuchan tus monólogos de anécdotas que jamás existieron, comentarios que son de otros pero que ponés en boca tuya, logros que te adjudicás y en los que sólo tuviste una participación menor. Sos una pretensión inútil, crítico cítrico patético, vestido de progre te la das de intelectual, de fino y artista, de freak elocuente, promiscuo y encantador, pero yo sé que sos un alcahuete de bajo vuelo, siempre que pudiste venderte lo hiciste, y si se presentaba la oportunidad de mandarnos al muere, lo hacías y casi con orgullo. Nunca tuviste el coraje de mantener el uno contra uno. Sos un cagón tan lírico, un payaso de saco y corbata, con oficina, gran biblioteca y fobias.-
.
.
(imagen extraída de aquí)

3 comentarios:

Marina dijo...

odio esos ejemplares. los odio

Lyon dijo...

Es tremendo el que se odia a sí mismo, Juano.

Adrián dijo...

Excelente. Me suena a TN. Siempre sigo que los progre son peores que los otros. M. grondona es él. Estos soretes con lobos con piel de cordero.