miércoles, 2 de septiembre de 2009

formidable

No me voy a poner en goma justo ahora, pero de verdad, me hubiese gustado llegar a ser parte de tus utopías esporádicas, ocupar el segundo asiento en el delfín que pretendías secuestrar para recorrer toda la costa atlántica en una sola noche. No es que esté triste, ni que pueda reprocharte algo -¿puedo hacerte algún reproche?-, pero me queda el resabio de creer que pudimos haber sido un binomio formidable, el dúo exacto, la pareja correcta. Lástima que nunca me hayas integrado a los velorios de los abuelos de tus amigas, ni que me permitieras llevar a tu perro al veterinario y alquilar alguna peli en el camino. Yo sí te hice amiga de mis cajones con perfume a chicle globo, intenté por todos los medios que te buscaras un lugarcito entre mis calzoncillos y las remeras de color, pero siempre vos tan reticente, reticente tan vos siempre, que te gustaba el tango y en mi casa todo es alegría, que de alguna forma querías estar sola y yo venía a instalarte el home theatre de los días, que yo era muy buen tipo -demasiado buen tipo, no sé cómo se puede ser demasiado bueno- y vos necesitabas un boludo con más mambos y caprichos. Lo cierto es que hoy perdiste el buque, y yo aún conservo el espacio que no quisiste ocupar: cambiaste mi ganas de abrazarte por tus frasquitos de Rivotril.-
.
.
(imagen del flickr de nnn.-)

2 comentarios:

Marina dijo...

Usted es un tierno, NNN. Ya podrá alquilar alguna película de camino y que lo reciban en tanga con una XXX en la piel.

La foto es muy sutil, me gustó!

Haiku dijo...

NNN,pero!no le dedique ni una palabra. esa chica no sabe lo que es bueno mi querido.
Seguro luego de dar la vuelta ahoga el delfín en un frasquito de prozac.