viernes, 11 de septiembre de 2009

Tremendo

Soy feliz, cuando nuestras manos pelean por la frazada cada noche, de madrugada cada vez que me despierto y me choco con tu espalda, si me hago un té y se terminó todo el azúcar porque lo usaste para una torta, no importa, tomo el té amargo, porque soy feliz. Si me mandás a comprar y me cagan con el vuelto, también soy feliz. Si la del sexto piso me tira el meo del perro, le sonrío, le deseo un buen día, y le aconsejo que sea feliz, que yo soy feliz, que pruebe, que qué lindo es ser feliz y saberlo y darse cuenta y llegar y ver que recién salís de la ducha, que mojaste todo el baño, que voy a tener que secarlo con un trapo rejilla, se me van a poner los deditos como de viejo, viejo me voy a volver secando todo el baño pero cuando te des vuelta me vas a mirar y seguro sonreís y yo voy a ser feliz otra vez, y en la tele, los conductores del noticiero van a cantar canciones del Grupo Tremendo, canciones para ser feliz, y para estar a tono voy a dejarme penetrar por la felicidad audio-televisiva, una felicidad violenta, muy ajena, desencajada, incoherente, como vos, que al fin y al cabo, sos de algún modo La Felicidad, pero también sos un patadón en el maxilar inferior, arrogante sorpresa y dispenser de amarga felicidad.-
.
.
(imagen extraída de aquí)

5 comentarios:

JBL dijo...

Una vez más, para no variar, lindo de leer.
Saludos!

Marina dijo...

ay, ay, ay.

Mabel dijo...

tremendo amor, no?

Haiku dijo...

disfrute nnn,disfrute.

Liv dijo...

Cuando se esta bien con uno mismo, todo alrededor parece encajar perfectamente. sobre todo, esas cosas caracteristicas del otro, donde en lugar de sentir bronca, uno simplemente sonrie.