viernes, 13 de marzo de 2009

pestañas

Siempre está esa mujer que te destartala el marote con un tiro de la bazooka más cruel y sentimental que es el recuerdo. Ella existe -no lo niegues-, flota y vuela por sobre tus libros, acaricia la cama, deshace las nubes y es quien cambia de lugar el cepillo de dientes en el baño. Cada vez que la madera cruje, que el viento entra por el filito de la ventana o que se te apolillan los pulóveres, es ella que te advierte no me fuí. Todo hombre cuenta con ese fantasma hermoso, despiadado, enemigo vestido de largo y de rojo (el mío tiene pestañas largas y no llega al metro setenta. Todavía me gusta su perfume). Es ese mismo fantasma un francotirador experto, tigre entre la maleza de la soledad, oportunista de salidera bancaria. Lo mejor es aprender de él -¿aprender qué?-, aprender de vos, fantasma hijo de puta, y no enojarme ni con lo que sos ni con lo que pretendés ser. Sos eso: un fantasma, algo que fue lindo, nada más, y no existís, ¿qué hacés acá? andate nena, de verdad, no molestes, estoy tranquilo, no vengas a pedirme que baje el volumen, no me patrulles ni me llames y cortes mientras estoy con otra mina. Ya fue, lo nuestro se acabó, ya lo entendí ¡no me limes, por favor! Y mientras uno se esfuerza por dejarlo atrás -le ruega, lo mima, protesta-, peor es, porque el fantasma todo lo sabe y observa desde la puerta de la habitación: deja caer sobre tu cabeza ya incinerada, un balde de kerosene y fósforo encendido de la desesperación. Mientras tanto, en otro lugar -que de seguro conocés-, el cuerpo de ese mismo fantasma se desnuda para un hombre que esperás nunca llegar a cruzarte.-
.
.
(imagen extraída de aquí)

6 comentarios:

Machu dijo...

Me matan estos textos tuyos, querido.
Son una suerte de Tramontina enterrado en el medio del pecho.
Éste es el NNN que más me gusta.
Un beso.

maga dijo...

Me gusta mucho esto... de darle forma, personificar o personajear cierto sentimiento.
Saludo Juanito.

Anónimo dijo...

no me tendria porque identificar,
me encantó el texto!
estaría bueno, algún día, dejar de ser ese fantasma perturbador...

mm dijo...

adoré la segunda y tercera oración juano.

besos desde la ciudad del smoggggg

Siesta escandalosa dijo...

Y si por fin un día se va, qué?

ocultaenellenguaje dijo...

Lidiar y convivir con los fantasmas de los otros, es otro fantasma.